Trabajos de Investigación >
Aquellos Olvidados Puentes Negros

El puente negro

Por casi medio siglo de existencia funcionaron estos puentes alzando su imponente estructura de madera, sobre las vías del antiguo Ferrocarril Central Argentino.

Mudos testigos de la cotidianidad rural, comunicaban a los dos sectores de la Colonia Candelaria Norte, divididos desde el año 1870 cuando se extendió el ramal que unía las localidades de Pergamino, Cañada de Gómez pasando por la entonces Villa Casilda.

Su sólida estructura era íntegramente de madera, el piso de quebracho y las barandas posiblemente de pinotea o pino de tea, pintado con una sustancia alquitranada estaba sostenido por cuatro monumentales postes de quebracho amurado a ambos lados de las vías y los extremos apoyaban sobre las trincheras de mampostería de ladrillos asentados en mezcla de cal, arena y portland ( únicos restos que aún hoy amojonan el lugar).

Fueron ubicados estratégicamente, garantizando la circulación de peatones y el transito vehicular de quienes generalmente se trasladaban en sulky, chatas o bicicletas. El situado en nuestra jurisdicción distaba 5 km. Al norte de Casilda y a 8 km. al sur del puente de hierro del río Carcaraña (entre la estación de Berreta y Cañada de Gomez, la Compañía Inglesa había construido dos mas) cruzaba el “bajo hondo” y permitía el desplazamiento de los colonos y los niños que concurrían diariamente a la escuela del maestro Álvarez.

"Puente de Fierro" sobre el Río Carcarañá



A su sombra se resguardaba la cuadrilla de los cátanos (obreros ferroviarios) para hacerun alto en la jornada y poder matear y almorzar.
Al igual que otros puentes legendarios también éste estuvo rodeado de una aureola romántica, cristalizada por los encuentros de los amantes furtivos.

Algunos se deleitaban bucólicamente desde esa atalaya, viendo pasar los trenes de pasajeros o de carga, otros mas atrevidos, intentaban mediante un alambre con un gancho en la punta sustraer alguna bolsa de maní procedente de la provincia de Córdoba.

Conocido popularmente como el "Puente Negro" dió este topónimo orígen a otro el "Camino Negro", así era denominado el camino que por el pasaba, jalonado de fantasmales luces malas y aparecidos. La oscuridad de la noche conspiraba con el fatídico puente, ya que la escasa distancia que mediaba entre el techo de los vagones de carga y los tirantes del piso del puente provocaba reiterados accidentes entre los desprevenidos crotos como asi se los llamaba a los obreros golondrinas, quienes podían viajar en estas condiciones a las zonas de cosechas, ubicados de esta manera con sus monos (bolsas con sus atavíos) sobre el techo.

Seguramente durante la década de los años 30 cuando una de las más grandes crisis económicas afectaba a todo el país, en nuestra zona se había declarado una huelga rural. Al arribar los cosecheros golondrinas descendieron de los trenes y acamparon en las cercanías de la antigua estación La Candelaria ( Bvard. América), produciéndose encontronazos con los obreros locales y la intervención policial, dando como resultado varios heridos, a los pocos días uno de los forasteros, que había quedado con serias secuelas, se quito la vida colgándose del "Puente Negro", allí lamentablemente no finalizaron los hechos ya que las represalias no se hicieron esperar y en la que el orden policial sufrió una baja.

La carencia de carbón de piedra utilizado como combustible para las maquinas a vapor, en la época de la segunda guerra mundial, obligó que fuera utilizado, en su lugar, el quebracho blanco cuyas chispas que despedían las altas chimeneas fuera quemando reiteradamente los tirantes del viejo puente.

En el año 1949 se produce la nacionalización de los ferrocarriles, la nueva empresa pasó a denominarse Ferro Carril General Mitre.

Al deterioro ya señalado el puente sufrió, además, la depredación porque hubo quienes comenzaron a desmantelar sus barandas con el fin de ser utilizadas en los carruajes, llegando en ese estado hasta los años 50, cuando la empresa General Mitre, dispuso la definitiva erradicación de todos los puentes de madera.

Transcurrido ya otro medio siglo y suprimido el ramal ferroviario es como si la niebla del "bajo hondo" donde estuvo enclavado, haya ido paulatinamente obnubilando, no solo su imagen del agreste paisaje, sino que también fue sumiéndolo en el olvido de la memoria colectiva, y son muy pocos los que aún hoy guardan de el un difuso recuerdo.

Puente de madera en construcción sobre el Río Carcarañá - Zona Simonit

 

Evaristo Aguirre