Trabajos de Investigación >
¿Quienes estuvieron en la Residencia de Carlos Casado?


Maqueta realizada por el artesano cañadense Porcel de Peralta

El 4 de febrero de 1865, en la Iglesia San Carlos del Convento de San Lorenzo, se realizó una boda que fue un verdadero acontecimiento social por la condición de los contrayentes.

El novio, era nada menos que Carlos Casado del Alisal, la novia, Ramona Sastre Aramburu. Apadrinaron la ceremonia Carlos María Palacios y Portales y su esposa, Ignacia Sastre de Palacios. Palacios y Portales era un respetado comerciante oriundo de Mendoza y radicado en Rosario, que en 862 había sido reconocido por el Gobierno Nacional como Cónsul General de Chile en Rosario. Su esposa, Ignacia Sastre, era la hermana mayor de Ramona, la esposa de Carlos Casado.

Desde entonces, los hogares de los esposos Casado, tanto en sus residencias en Rosario como en el que iban a tener en Villa Casilda, población que el propio Casado fundaría, fueron dotados de todas las comodidades y el confort de la época. Jamás faltaron las piezas de elevada expresión artística. Por sus casas, desfilaron, en el curso del tiempo, desde el General Urquiza hasta Julio Argentino Roca y domingo Faustino Sarmiento, que lo visitaron en su residencia de Villa Casilda.

Otras personalidades que estuvieron en la Casa de Carlos Casado fueron el escritor Edmundo D`Amicis, su suegro, Marcos Sastre, y su hermano, el pintor José Casado del Alisal.

La casaquinta de Carlos Casado contaba con una habitación en la parte céntrica, otra con frente a la calle y una tercera destinada a la residencia de los cuidadores, donde estaban las caballerizas.

El dormitorio de los esposos Casado-Sastre era todo negro, de líneas severas y distinguidas. La casa tenía una sala de billar para descanso y solaz de la familia. Contaba además con varios dormitorios y salas de baño. En el fondo, un hermoso jardín con pileta de natación.

La casa que servía como dependencia de servicio constaba de varias piezas y estaba unidad a la parte principal del edificio por una galería que permitía un fácil acceso los días de lluvia.

En el frente una fuente cantarina. Todo el edificio estaba rodeado de árboles coposos unidos entre sí por guías de hiedra que constituían un adorno original. También tenía una amplia glorieta que solía servir de punto de reunión de los visitantes. Una campana sonaba en el lugar para convocar a los comensales a la mesa.

Doña Ramona Sastre era una dama distinguida y sencilla, sumamente afable y cordial.

Fue la compañera ilustre y comprensiva, tanto en las horas gloriosas como en los momentos de desaliento, cuando la ingratitud de algunos pudo haber obstruido el brazo constructivo del fundador.

Ella gravitó en el hogar con serena prestancia, como solían hacerlo las matronas de su tiempo. Desaparecido don Carlos, ella suplió con sus virtudes el amparo que aquél le brindó a Casilda.

A Tal punto, que hasta los últimos años de su vida donó parte de su patrimonio para obras de beneficencia.

El doctor Infante, prestigioso abogado español que mantuvo una estrecha relación con Casado, lo definió así: “Tenía don Carlos Casado el tipo céltico, de estatura más que regular, exactamente un metro setenta y siete centímetros. Delgado sin exageración, el cuello esbelto sin ser largo, los ojos claros, la tez blanca sanguínea de tipo encarnado y los cabellos de un rubio bronceado que un francés llamaría impertinente. Su barba recortada tenía reflejos rojizos, sus facciones finas y regulares y su porte señorial. Le daban un sello de nobleza que no desmentía su abolengo”.

Del Libro Quién es quién en Casilda
Autores: Carlos Barulich y E. Aguirre

Pileta de Natación de la Casa Carlos Casado estaba ubicada en la esquina de la Calle Roca y Est. Zeballos.
En la foto Flia. Camaratta - Guraya


Esquina actual calle Casado y Dte. Alighieri