Trabajos de Investigación >
"El San Pedro" una obra inédita

Bosquejo "del San Pedro"

Dando respuesta a la curadora del Museo de Bellas Artes de Badajoz España, María Teresa Rodríguez Prieto, quién solicitó datos sobre la posible existencia en la ciudad de Casilda de alguna obra del pintor extremeño Nicolás Megía Márquez, el Museo de Antropología e Historia Natural “Los Desmochados” le remitió la documentación que corrobora que la obra “El San Pedro” que se halla ubicado en el altar de la Parroquia de la misma advocación de Casilda, está firmado por Megía en el año 1888. Hasta el año 1985, fecha en la que fue restaurado por el pintor Carlos Tosticarelli, se creía que la obra había sido realizada por José Casado del Alizal, hermano del fundador de nuestra ciudad.

Luego de esta confirmación la curadora de la muestra dedicada al pintor Nicolás Megía Márquez (1845 - 1917) realizada en su homenaje en enero - marzo de 2011 en Badajoz, inició una tarea investigativa siguiendo los rastros de dos obras inéditas de este prestigioso artista plástico, discípulo de José Casado del alisal.

Veamos que nos dicen los resultados a que arribara María Teresa Rodríguez Prieto: según las informaciones que le proporcionara el nieto del pintor, la obra religiosa había sido encargo de Carlos Casado del Alisal. Además se facilita una fecha, 1893 y las circunstancias especiales de haber sido realizada en dos ocasiones debido a que la terrible explosión sufrida por el barco que lo trasladaba a América, el “Cabo Machichaco”, había destruido la primera versión.

La fecha de 1888 confirma que la obra es anterior a la explosión del vapor ocurrida en el puerto de Santander de 1863. La memoria familiar de los descendientes de Megía podría seguir transmitiendo ese dato erróneo, por estar referido a otra posible obra aún desconocida.

En cuanto a la fecha de 1888 confirma y a la tradicional atribución de la obra a José Casado del Alisal. Es posible que la obra de Casilda fuese un encargo realizado por Carlos Casado a su hermano, a final del verano de 1886. Carlos Casado y su familia se encontraban en Burdeos, a donde habían viajado para pasar unas vacaciones en Europa. José se trasladó a esa ciudad a pasar unos días con ellos y posiblemente fuese en ese encuentro donde surgiese el encargo de la obra de Casilda. Sin embargo, la muerte de José Casado del Alisal, el 8 de octubre de 1886, imposibilita la realización de esta obra.

La cercanía de Nicolás Megía a José Casado era conocida, y de hecho, fue una de las personas encargadas de velar el cadáver de su maestro, aunque no acompañó el féretro hasta Palencia. La casualidad quiso que el tren que viajaba con los restos de José Casado del Alizal se cruzase en el camino con el que se dirigía a Madrid, y en el que viajaba Carlos Casado, que desde Londres, se había trasladado a la Península y en concreto a Madrid, para resolver varios asuntos tras la muerte de su hermano. Es lógico pensar que en Madrid se encontraría con las personas más cercanas a su hermano en el momento de la muerte, entre ellos Nicolás Megía.

Se desconoce si en esas fechas, octubre 1886, se produjo el encargo de la obra, pero lo que es muy posible es que la muerte de José Casado favoreciera el encargo de la obra de Casilda a Nicolás Megía.

Nicolás Megía seguramente preocupado por satisfacer al máximo, el encargo realizado, se acercó en su modelo iconográfico del San Pedro de manera absoluta a las obras religiosas de José Casado del Alisal, de claros postulados nazarenistas de tendencia a la idealización, la sencillez, el estatismo y el predominio de lo dibujístico.

Esta cercanía formal puede hacer pensar en que, en el caso de que el encargo de la obra se realizase a José Casado del Alisal, existiese ya algún boceto de la figura del santo, sobre el que base su obra el extremeño. Tanto es así que en la bibliografía existente acerca del pintor palentino, publicado por la diputación de Palencia de 1986, con motivo del centenario de su muerte, aparezca en el catálogo final con el número 47, reflejada, aunque sin fotografía, la referencia a esta obra de San Pedro en Casilda.

El fallecimiento de Carlos Casado del Alisal el 29 de Junio de 1899, truncaría la posibilidad de un mayor número de encargos al pintor extremeño para la próspera Villa Casilda del momento.

Fuente consultada: María Teresa Rodríguez Prieto; Nicolás Megía Márquez y dos lienzos inéditos de temática religiosa; Separata Revista de Estudios Extremeños; Año 2012 Tomo LXVIII - Nº Y Enero/Abril.



 

 

Evaristo Aguirre