Trabajos de Investigación >
El Legendario Paraje de Desmochado Afuera

 

EL ANTIGUO PAGO

Los asientos fundacionales de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, constituyen los puntos extremos de una amplia región llamada desde el siglo XVII “Pago de Los Arroyos”. Esta vasta comarca se extendía sobre la margen derecha del Paraná, desde el Río Carcarañá a La Cañada de Las Hermanas. Con un frente de 145 km y hacia el oeste una frontera indefinida, uno de cuyos límites sería la Laguna de Melincué.

Esta llanura es una prolongación de La Pampa bonaerense, cuya característica principal es una ondulación con leve declive de oeste a este. A 15 leguas del Paraná no presenta el suficiente declive formando numerosas lagunas y cañadas.

El desarrollo demográfico por un lado y la ambición de los conquistadores de anexar nuevas tierras por el otro, dieron lugar a la creación de tres pagos: Pago de Los Arroyos, Coronda y Rincón, los cuales originaron a su vez los primeros cuatro departamentos de la provincia: Santa Fe, Rosario, San Gerónimo y San José.

El Pago de Los .Arroyos se denominó después "Partido de Los Arroyos", habida cuenta de la diferencia existente entre la división eclesiástica y de la política administrativa, uno se extendía hasta Las Hermanas-Ramallo- y el otro solo hasta el arroyo del Medio. Su jurisdicción correspondía al Cabildo de Buenos Aires y en parte al Cabildo de Santa Fe, lo que originó un prolongado litigio acerca de su delimitación, el que culminó en 1722 cuando ambos Cabildos convinieron fijar como límite común al arroyo del Medio. No se respetó el conjunto geográfico que representaba el antiguo ámbito, el que podría haberse erigido como una provincia totalmente autónoma.

La nueva jurisdicción se extendería entonces, desde el arroyo del Medio al Río Carcarañá y hacia el occidente un límite aproximado al que posteriormente seguirá el emplazamiento de los fuertes y fortines a partir de 1777.

Las necesidades administrativas hicieron que dentro de la provincia se crearan los departamentos. Primeramente y hasta 1883 pertenecimos al departamento del Rosario, el que a su vez estaba integrado por distritos como Bajo Hondo, Saladillo, La orqueta, Cerrillos, Desmochado Afuera, Sepulturas e India Muerta, San José de la Esquina.

EL PARAJE DE LOS DESMOCHADOS

El área norte de la jurisdicción de Casilda, en tiempos de la colonización hispana, era designada desde el siglo XVII como los Desmochados o Las tunas.

Es difícil determinar con precisión la extensión que comprendía la zona de Los Desmochados, sólo sabemos que era un territorio de varias leguas sobre ambas márgenes del Río Carcarañá.

En la Biblioteca Nacional de Lima, se conserva un manuscrito interesante: un diario de viaje, anónimo, de 1783. El desconocido viajero, al cruzar esta zona, anota las siguientes observaciones: "Estas pampas divierten infinito a los que la transitan y divertirían mucho más sin el riesgo de los yndios, ofrece un océano de tierra formando por todas partes un dilatado horizonte. La multitud de animales que matizan estas vastas campiñas, como son caballos, vacas, corderos, venados, vizcachas, burros, perros, avestruces, perdices, frayles, pájaros de pecho encarnado y otros muchos forman una vista difícil de explicar.

Aquella abundancia de ganado que se halla en la jurisdicción de Buenos Ayres y en La Luxan desaparece antes de llegar a la punta del Desmochado y esta escasez qe yo mismo he notado en algunas parte absoluta se atribuye de los yndios Barbaros".

El mismo viajero dice en otro lugar que "al río Tercero en esa zona se le llama El Desmochado y que desagua en el Río Paraná en el rincón de Gaboto". (1)

En algún momento la denominación dio lugar a acotaciones más precisas, tales como Desmochado Afuera, Arriba, Abajo y Centro. Desmochado Afuera abarcaba campos de los actuales destritos de Casilda y Los Molinos, mientras que el Desmochado Arriba el sector que ocupa el actual distrito de Cañada de Gómez hasta el A° de las Tortugas. Desmochado Abajo, comprendía las tierras altas al este del actual núcleo urbano de Carcarañá; Desmochado Centro a la fracción comprendida entre Desmochado Afuera y Desmochado Abajo.

Tal vez no sería desatinado deducir que, así como el río se llamó antes en lengua guaraní Carcarañá, el árido aspecto de esos campos , yermos, de lomas suaves, impuso la denominación Río Desmochado al primer tramo del Tercero cuando ingresa en la Provincia de Santa Fe y Carcarañá o Carcarañal así lo designaba la antigua cartografía.

A pesar de cierta inseguridad sobre el espacio al que se aplicaron cada una de las denominaciones enunciadas (agregadas a la de Desmochado), como también sobre el tiempo durante el cual las mismas tuvieron vigencia documentos de muy distintas épocas permiten establecer que esa denominaci6n se utilizó hasta fines del siglo XIX y que coexistió, especialmente en este último, con la de Carcarañá.

La característica geográfica de esta vasta zona, era una dilatada extensión cubierta de pajonales y escasos espinillos en las márgenes del río, en las cañadas crecía abundante el junco llamado "totora”. Los campos se caracterizaban por la abundancia de vertientes y cañadas de agua dulce, lo que provocó el asiento de los primeros asentamientos en estancias, puestos y postas, alentando el trazado de los primeros caminos.

Por Ley dictada el 26 de octubre de 1883 se divide a la provincia de Sta. Fe en nueve departamentos, subdividiendo a los existentes que eran cuatro. El antiguo departamento Rosario quedó desmembrado .del siguiente modo: depart. Rosario, San Lorenzo, Gral. López. Con esta división territorial desaparece tácitamente después de siglos, la denominación de Desmochado. Aunque aun hoy está vigente en el plano de la jurisdicción de Casilda como Desmochado Afuera.

 

TENTATIVAS DE POBLAMIENTO

A partir de la despoblación de la primera Buenos Aires, el doblamiento del vasto litoral del Paraná fue una empresa lenta y dificultosa. Podemos mencionar como tentativas destinadas al fracaso: la de Sebastián Gaboto al fundar el fuerte de Sancti Espiritu (Puerto Gaboto), en 1527; la de Juan de Ayolas al fundar el Fuerte Corpus Cristhi (al sur de la actual Coronda) 1536, la de Mendoza al fundar el Fuerte de la Buena Esperanza (actual Barrancas), en 1536. La cuarta tentativa con la llegada de las tropas exploradores de Jerónimo Luis de Cabrera al mando del Teniente de Gobernador don Lorenzo Suarez de Figueroa, en 1578 al lugar que luego sería San Lorenzo. Al bajar Juan de Garay a estas latitudes, generaría un pleito por la posesión de estas tierras entre las dos corrientes colonizadoras, el que se dirimió a favor de Garay.

Los oficiales reales, Felipe Cáceres, Antonio Cabrera y Juan de Salazar en carta al Rey de 1556 sugerían la conveniencia de poblar el litoral a fin de facilitar el enlace con el Alto Perú, ya en una carta anónima, anterior a ésta, se señalaba, la conveniencia de fundar una población en Sancti Spíritu: "Pues por el Carcarañal podían penetrar carabelas y potaxes de 60 a 70 toneles, y este asiento se halla cerca de la provincia de Las Charcas, 30 leguas menos que si estuvieran en La ciudad de los Reyes, de este asiento a Santiago del Estero hay 110 leguas de muy buen camino, llano y raso y lleno de mucha caza, pudiendo costear el río y pasar al Perú, y también sería provechoso para el camino a Chile, excusando gastos y tardanzas en el viaje, e inconvenientes de agua y alimentos; pue criarse mucho ganado, pue 50 leguas alrededor de Santi Spíritus, son todas dehezas de inmensa grandeza, llenas de mucha yerba para el ganado etc". (2)

Desde el año 1620 aproximadamente, la ciudad de Santa Fe hasta entonces única población consolidada del actual territorio provincial, se hallaba amenazado por los aborígenes procedentes del Chaco.

Las autoridades hispanas, con el fin de poblar las distintas vías de comunicación que unían a los pocos asentamientos dispersos que se hallaban en pleno proceso de desarrollo, comenzó a otorgar las tierras realengas con el fin de proporcionar seguridad a los viajeros.

Sobre el "Camino de la costa" -a la vera del Paraná- en el tramo correspondiente al Pago de Los Arroyos, surgieron en el siglo XVII los primeros establecimientos por donación de tierras a modo de merced.

Las extensiones que conformaban estos latifundios estaban subdivididos en lonjas paralelas que empezaban en el río Paraná y terminaban en los límites de la provincia de Córdoba, aunque posteriormente se les fijó una medida que fue de seis leguas.

Inicialmente la zona de estudio le fue otorgada en 1633 por el Maestre de Campo don Estevan de Avila Caballero de la Orden de Santiago Gob. y Capitán Gral. al General Luiz de Navarrete posteriormente Don Pedro Navarrete de Cabrera quien las vendió al Alférez Alonso Delgadillo este a su vez las vendió al Capitán Don Martín de Bera y Aragón y Doña Agueda de Baldinza. Finalmente don Pedro de Bera y Aragón hijo leg. de don Martín de Bera vende al Maestre de Campo Don Antonio de Vera y Mujica. Esta fracción que se extendía desde la desembocadura del Carcarañá hasta la Cañada de don Lorenzo este predio se amplió cuando se le cedió a Antonio de Vera y Mujica la lonja que iba desde La Cañada de San Lorenzo (anteriormente Arroyo de las vacas) al arroyo Ludueña (antes Salinas), según consta en el expediente sobre Tierras y Venta de una estancia al Colegio de la Compañía de Jesús por Don Antonio de Vera y Mujica en 1719.

"Sepan quantos esta carta de escritura de venta vieren como yo el Maestre de Campo Don Antonio de Vera y Muxica vezino feudatario de esta ciudad de Santa Fe…….

Una estancia que cae sobre el río Grande de La Plata jurisdicción de esta ziudad de Santa Fe, como 20 leguas de ella que comúnmente se llama Carcarañál con toda la cría de yeguas que tengo en ella, burros hechores y burras, con todas las tierras que contienen en La Merced que hiso el Maestre de Campo Don Pedro Baygorri Cavallero del Orden de Santiago Govr. Capitán Gral. de la Pcia. del Río de La Plata en la Ziudad de La Trinidad puerto de Buenos Ayres en 20 días del mes de enero de 1656 al Capitán Don Martín de Bera………………………..

“según y en la forma que consta en las escrituras que vendieron dhas tierras a mi padre el Maestre de Campo don Antonio de Vera y Muxica como consta en la escriptura - Asimismo todas las tierras que se contiene en La Merced que hizo el Gobr. Don Andrés Robles……………… al dho mi padre Don Antonio de Vera y Muxica, su data en la ziudad de Buenos Ayres en 18 días del mes de agosto de 1676, las cuales tierras son también en el dho río Carcarañál que por banda de Córdoba lindan con las tierras que fueron del licenciado Fco. Olguin y corre río arriva hacia Las Tortugas dos leguas y de esta otra banda otras dos leguas del mismo río Carcarañal desde la estancia que fue del dho. Dn. Martín de Vera y de una y otra parte tiene 4 leguas de fondo - y asimismo las tierras que se contienen en La Merced que hizo al susso dho mi Padre…- el señor Joseph Garro... de data de Bs. Ays. 24 de febrero de 1682 la qual Merced es de 2 estancias: la una de la baxada de Las espinillas de Mendieta que corre rrio arriva de la baxada de Dn Lorenzo a topar con las tierras de la Merced ya dha el Maestre de Campo Don Andrés de Robles... rrio abajo xorre por la costa del río Paraná hasta el arroio y baxada de Salinas y tiene de fondo la tierra adentro de 6 leguas la otra Estancia es de 4 leguas de tierra en el paraxe de los desmochados sobre el rio Carcarañal que corren desde el dho paraje 2 leguas río arriva y 2 leguas rio abajo por una y otra parte de dho río topan con las tierras ya dha. las que hizo Merced el suso dhas Maestre de Campo don Andrés de Robles y tiene de fondo al este 3 leguas y para el poniente otras 3 leguas con ocho cuadras y media de tierras que están bacas en el lindero de Buena Esperanza, las cuales tierras según se contiene en dha Merced, escripturas de traspaso y benta, las bendo todas por ser mias"... (3)

UBICACION DEL CASCO DE LA ESTANCIA Y EL PUESTO SAN IGNACIO

(3) García Claudia Lía: Historia Integral de Arequito, pág. 157.

UBICACION DEL CASCO DE LA ESTANCIA Y EL PUESTO SAN IGNACIO

Plano de Ubicación: A) Pueblo de Andino - B) Puente carretero sobre el Río Carcarañá xxx en 1952 - C) Lugar donde estuvo el casco de la estancia y Capilla San Miguel del Carcarañal - D) Vivienda del colono Bartolo bonifelto en 1955 - E) Casco de la Estancia Andino - D) Camino al Pueblo Aldao.

Con las medidas que nos proporciona este documento de la venta de la estancia de don Antonio de Vera y Mujica a la Compañía de Jesús en 1719, tenemos la superficie cuadrada de la segunda estancia. Esta propiedad abarcaba al sur del río Carcarañá (con un fondo de 3 leguas todo el ancho de Las Colonias General Roca, (Los Molinos), Candelaria (Casilda).

Ahora bien a fin de determinar la ubicación del casco (el que se situaría en el comedio de las cuatro leguas sobre el río). Para ello necesitamos otras referencias las que son extraídas de otro documento cuando estas tierras son rematadas en el año 1775. Efectivamente en el boleto de compra venta de la estancia La Cautiva (Colonia General Roca) en el que se expresa que el límite N.O. de dicha propiedad es el mojón que puso, el defensor de las Temporalidades don Pedro Mihura que determinaba el confin de la "Estancia San Miguel de la Banda Sur del río Carcarañal".

Tenemos así ubicado el comedio donde estuvo el casco de la estancia de V. y Mujica. A partir de 1720 los jesuitas instalan en este paraje el puesto “San Ignacio”.

Teníamos conocimiento por tradición oral y por nuestros trabajos de campo, de la existencia de un cementerio aledaño al ombú histórico (ombú donde estuvo en 1813 el entonces Coronel José de San Martín) y de una capilla la que pertenecía al puesto jesuítico. Nuestra informante la señora Catalina Pozzo de Gache de 71 años vivió allí su niñez y nos comentó que cuando su padre araba en este sector afloraban restos humanos y los fragmentos de vitrau.

DATACIÓN RADIOCARBÓNICA EN EL CARCARAÑÁ

A raíz del hallazgo de elementos culturales detectados a 150 mts. al S.E. de la margen derecha del río Carcarañá, se practicó una excavación a modo de sondeo, exhumándose fragmentos de cerámica indígena, huesos, material lítico trabajado, en asociación con elementos de origen europeo, como hebillas metálicas, cerámica, vidrios, etc. a una profundidad de 50 cm . de la superficie del terreno.

A fin de determinar su antigüedad se remitió una muestra consistente en fragmentos óseos al LABORATORIO DE TRITIO y RADIOCARBONO -LATyR- de la FACULTAD DE CIENCIAS NATURALES y MUSEO - UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA. Cuyo informe radiocarbónico le otorga una edad comprendida dentro de los últimos 200 años calificada como "Moderno”.

Teniendo en cuenta la cronología de la historia del lugar: el área perteneció a los querandíes y los pampas araucanizados. En la época colonial constituyó La Merced otorgada a don Antonio Vera Mujica quien en 1720 la vendió a la Compañía de Jesús. A consecuencia de la expulsión de los jesuitas en 1767 estas tierras son rematadas en 1775 por la Junta de Temporalidades de Santa Fe siendo adquiridas por la familia Galloso-Gallego propietarios de la posta de “Los Desmochados”. A 1 Km. al Oeste se originó la población criolla del Desmochado Afuera.

Por lo mismo podemos suponer que los elementos hallados pueden pertenecer a la desaparecida población del Desmochado.

LA ESTANCIA SAN MIGUEL DEL CARCARAÑAL

La feraz llanura ribereña del Paraná desde el Carcarañá hasta más allá del arroyo de Las Hermanas, cobijó a los pocos vecinos que después de sufrir los ataques continuos de los aborígenes chaqueños, iniciaron su trasmigración hacia el sur. Otras causas que incidieron, fueron las epidemias, sequías y plagas de langosta.

Entre los afectados se encontraron los Padres de la Compañía de Jesús, que desde 1610 se habían establecido con el Colegio de la Inmaculada en Santa Fe. En la extensa región del Salado Grande y del Cululú, tuvieron varias suertes de estancias entre las cuales se pueden señalar por su importancia y por su extensión "La Estancia Pequeña o San Antonio” y “la Estancia Grande o Jesús del Salado”. La primera estuvo situada en las inmediaciones de la ciudad de San Justo y se extendió por la otra banda del Salado a lo largo del A° San Antonio, la segunda estaba ubicada en la otra banda del Salado, hacia arriba del Cululú Grande, en la parte superior del cauce que corre paralelo a los otros Cululú y con frente sobre la margen derecha del Salado.

 

En los primeros años del siglo XVIII la orden jesuítica había fundado en las proximidades del río Carcarañá sobre su margen derecha, en el actual departamento San Lorenzo, próximo a la actual localidad de Andino, la estancia y Capilla San Miguel, la que al igual que todos los establecimientos de tal orden constituía una avanzada de progreso en esta desolada región.

Los jesuitas tuvieron cierta preferencia por el río, así es como luego de adquirir al Maestro de Campo Antonio de Vera y Mujica el 13 de setiembre de 1719 la superticie que abarcaba desde el Carcarañá hasta el arroyo Ludueña, por el oeste, esta inmensa propiedad contaba con una superficie de casi 300.000 hectáreas se extendía desde el río Paraná y terminaba en la actual jurisdicción de Los Molinos.

A comienzos de 1720 tomaron posesión y fijaron seis puestos: a) el de San Miguel, próximo al Colegio e Iglesia, b) el de la Esquina, a la altura de la actual localidad de Timbúes, c) el del Rincón del Carcarañá en las inmediaciones de la desembocadura del río homónimo, d) el de la Cañada de San Lorenzo en el asiento de la actual población de Roldán, e) el de San Ignacio en la jurisdicción de las actuales jurisdicciones de Los Molinos; Casilda y Pujato, f) el de San Lorenzo sobre el Paraná.

Puerto Gaboto fue puerto de entrada de los productos que venían de Misiones destinados a dicha estancia, la que se constituyó en un emporio fabril que irradiaba su influencia tierra adentro.

Desde 1722 recrudecían los asaltos indígenas a la ciudad de Santa Fe y hasta la sitiaron debido a la falta de cuerpos armados para la defensa. Los habitantes se disponían a abandonar definitivamente la ciudad y fue en esa circunstancia cuando la estancia San Miguel se transformó en la divina providencia para Santa Fe, pues desde allí llegaban las provisiones. En esa circunstancia el Gobernador Mauricio Bruno de Zabala se trasladó a esta ciudad y dispuso la creación del cuerpo de Blandengues, ayuda económica, armamentos y dos dotaciones de 40 soldados, una de las cuales estacionada en el Rincón de Gaboto y otra situada en la Esquina del Carcarañá.

Como resultado del progreso y el amparo que promovió el establecimiento jesuítico aumentaron las poblaciones regionales como lo demuestra la Resolución del Cabildo de Santa Fe el 16 de junio de 1730 al suprimir seis de los ochos Curatos existentes: uno destinado a Coronda y La Capilla del Rosario y el otro al de la Guardia de la Esquina del Carcarañá.

La Pragmática sanción del 2 de abril de 1767, dictada por Carlos III (y concretado aquí por el Gobernador Bucarelli), dispuso la expulsión de los regulares de de la Compañía de Jesús de la totalidad de los dominios hispanos e indios y la inmediata ocupación de sus bienes. Al año siguiente en 1768 los últimos religiosos abandonaron el Colegio de San Miguel, sus bienes pasaron al erario real.

La venta constituyó un verdadero latrocinio en el que algunos con pocos pesos lograron suculentas ganancias. Los terrenos fueron parcelados en lonjas perpendiculares al río Carcarañá y vendidos a 200$ la legua cuadrada. Encargado de tales tareas fue la Junta de Santa Fe quien dispuso por fin su remate en setiembre de 1774. Sus principales adquirentes fueron Ignacio Diez de Andino, Juan Molina, Juan Antonio Helguera, Francisco Lucena. Ignacio Villarruel, Francisco Pérez, Flia. Araya, Roldán, Andrés Gallegos. etc.

Entre el 30 de enero y el 3 de febrero de 1775 se cumple la diligencia de amojonamiento y mensura de las tierras de la Estancia San Miguel, con frente al Río Paraná. Actúa como Juez Comisionado Pedro Mihura y como Agrimensor el piloto Pedro Manuel de Arismendi, quienes al día siguiente en las barrancas del Arroyo Ludueña hacen clavar un mojón marcado de la misma marca de la estancia para que sirva de lindero y comenzar desde él a medir el día de mañana las seis leguas de fondo que corresponden a estas tierras. A este mojón se le conoció luego como el “mojón del rey”.

El día 3 de febrero de 1775 se midieron a partir de este mojón colocado, las seis leguas de fondo elevándose a su extremo otro mojón de grueso espinillo “marcado a fuego con la marca de la estancia”.

Con esta operación se materializó la línea separativa entre las otroras mercedes de Antonio Vera Mujica al norte y de Luis Romero de Pineda al sur de la desembocadura del arroyo Salinas (Ludueña).

El Capellán Pedro Pascual Palacios perteneciente a la Orden de los Mercedarios quedó a cargo de la atención de la Iglesia. La finca fue solicitada por el padre Juan Matud, para fundar un Colegio de Propaganda Fide y de Misioneros franciscanos, gestión que le demandó 10 años.

El 6 de Mayo de 1796 se dispuso oficialmente el traslado del colegio que pasó a denominarse "San Carlos” desde el Carcarañá a su definitivo asiento en la actual ciudad de San Lorenzo.

Como consecuencia de que cronológicamente los asentamientos pertenecientes a la estancia de Antonio de Vera y Mujica, luego el puesto San Ignacio; y finalmente la posta de Gallegos, se fueron sucediendo dentro de una misma área es, lógico suponer que el origen de la población del Desmochado hayan sido la primitiva estancia o más probablemente el puesto Jesuítico.

Esta población permanece hasta las primeras décadas de este siglo, en su última etapa la integraban mayormente criollos, santiagueños y cordobeses; que paulatinamente fueron integrando a la incipiente ciudad de Casilda, en el barrio Nueva Roma.


LOS PRIMEROS PROPIETARIOS DE LA ESTANCIA “LA CAUTIVA”

El Maestre de Campo Pedro Pascual de Acevedo era oriundo de Santa Fe, donde habría nacido alrededor de 1695. En mayo de 1728 integra la compañía que se dirige a la entrada del Valle (Chaco), en persecución de los aborígenes, con el cargo de Sargento Mayor Reformado. Una década después fue designado Alcalde de la Hermandad de Coronda y Rosario, hallándose unidas por entonces ambas jurisdicciones, situación que perduró hasta 1774, no se poseen hasta el momento datos acerca de la fecha de su designación como Maestre de Campo (especie de policía de campaña) distinción esta muy codiciada por muchos funcionarios coloniales.

Ganadero de óptimos recursos y eventuales tareas agrícolas, ocupaba mano de obras esclava y peones criollos, circunstanciales cuyo número aumentaba en la época de la yerra, sus dominios rurales eran de dos mil y setecientas varas de frente al arroyo del Medio, con un fondo de legua y media. Su casa, en la planta urbana de la Capilla del Rosario mencionada frecuentemente por su solidez, fue la primera levantada en correspondencia al ordenamiento urbano en la esquina de las calles buenos Aires y Córdoba.

De su primer matrimonio con Estefanía Obelar nacieron: Miguel Gerónimo, Gerónimo, Petrona y Rosario (o Rosa).

La antigüedad de la familia Acevedo en esta zona (Desmochado Afuera) data de diciembre de 1775 cuando Miguel Gerónimo casado con Ambrosia Núñez compraron ante el Procurador General Tomás Hereñú una suerte de estancia, compuesta de 7401 has. , 70 as. 20 cas., las cuales habían sido parte de una extensión mayor que perteneciera a la Compañía de Jesús y que ene se preciso momento estaba bajo la tutela de la Junta de Temporalidades de Santas Fe. Estas tierras correspondían al confín de la estancia San Miguel de la banda Sur del Carcarañá.

Al fallecer Miguel Acevedo deja como heredero de este predio a su hijo Justo, a él le sucede Anastacio y otros coherederos, quienes a su vez venden las tierras hacia 1858 a Blyth y Bustinza.

La lista de los dueños de esta fracción indican que Melitón Sotomayor, Mariano Cabal y el Banco de Londres y Río de la Plata la habían adquirido posteriormente.

A partir de 1871 pasa a ser propiedad de Pascual Leguizamón. Gabriel Carrasco, que fue Director del Primer Censo General de la Provincia de Santa Fe realizado en 1887, al proporcionar la nómina de las colonias existentes, cita a la Colonia “General Roca” como fundada por la Sociedad Rural “Leguizamón Hermanos” en el año 1881. Se trata de una información no del todo exacta, pues en realidad, la mencionada colonia fue fundada sobre tierras adjudicadas en exclusividad a uno solo de los hermanos Leguizamón. En efecto en 1881, por escritura de 7 de noviembre realizada ante el Escribano Javier Maurice, Tomas, Bernardo y Domingo Leguizamón, herederos de Pascual Leguizamón, dividieron las tierras que tenían en condominio, adjudicándosele a Domingo Leguizamón 5.688 has. sobre la base del campo conocido con el nombre de “La Cautiva”.

En estas tierras, creó la Colonia General Roca, cuya aprobación, acompañada de un plano de la misma, pidió al Superior Gobierno de la Provincia el 6 de agosto de 1884.

Sin embargo, y a pesar de todos los antecedentes como el del 12 de julio de 1887 (creando por decreto provincial, Santa Fe queda dividida en 9 departamentos y 107 distritos), se constituyó el distrito General Roca dentro del departamento Caseros. La colonia fundada por Domingo Leguizamón nunca fue reconocida oficialmente por el Gobierno Provincial.

Al subdividir el campo los hermanos Leguizamón formaron tres estancias como ya hemos señalado, “La Cautiva”, de Domingo Leguizamón, “La San Pedro”, de Tomás y “La Tristán”, de Bernardo.

La historiadora Lía García en su libro Historia Integral de Arequito presume que el Cantón de Acevedo pudo estar emplazado en la propiedad de Tomás, es decir en el establecimiento “San Pedro”. Considero que no es asi por la proximidad con el Cantón de Arequito (aproximadamente dos leguas).

Los Leguizamón no solo eran gente de fortuna, sino de vinculación social, a tal punto que según se recuerda celosamente las tradiciones familiares, la esposa de don Pascual Leguizamón era prima hermana de doña Remedios de Escalada de San Martín y la consorte de Tomás, lo era de Domingo Faustino Sarmiento.

En oportunidad que era su propietario Meliton Sotomayor en la década del 60 se implantaron las pasturas artificiales con semillas importadas lo cual fue desalojando paulatinamente al pasto natural.

En el año 1870/1 la propiedad paso a manos de Mariano Cabal, quie era el Gobernador de Santa Fe, por esa época se produce la primer rebelión ganadera en “La Cautiva”. El personal dependiente se declara en huelga. A causa de ello fue tomado preso por la autoridad policial de Rosario, el capataz, por ser el cabecilla de la medida de fuerza, fue sometido al cepo. Es de entender que por entonces era un establecimiento formidable por su construcción fortificada con troneras como para repeler el ataque de los malones, permitía que allí se refugiara toda la vecindad ubicada a la vera del camino de Buenos Aires al Alto Perú y Chile, aproximadamente en el comedio entre las postas de loa Desmochados y Arequito.

En 1872 se producen los últimos malones en esta zona; fue atacada “La Cautiva” y en consecuencia fueron muertos varios vecinos de la costa del Desmochado. En uno de los ataques es muerto Crisóstomo Gallegos de la Posta del Desmochado y muy amigo de la familia Leguizamón.

Esta zona se caracterizaba por el escaso doblamiento, cuando se avizoraba el ataque del malón, desde la Guardia de al Esquina venían los chasquis avisando a la carrera, prendiendo fuego incluso en el otro margen del Carcarañá, para efectuar señales de humo, anunciando el peligro en ciernes; a ellos se sumaban los fortineros y cantoneros, que desde sus emplazamientos disparaban cañonazos de advertencia para constituir guardias.

No podemos precisar la fecha exacta de la construcción de su imponente edificio que aún hoy podemos apreciar a pesar de las modificaciones efectuadas en la primera década del siglo XX.

Según el arquitecto José Jumilla su edificación se realizó en dos etapas, y como dato corroborativo debo señalar que en la parte posterior que da al parque ostenta a modo de escudo en el centro de la balaustrada la leyenda “Santa Sofía”.

Recordemos que la consorte de Domingo Leguizamón se llamaba Sofía Alurralde. Es decir que esta parte fue construida a partir de 1881 cuando los hermanos Leguizamón dividieron su propiedad.

En tanto que su frente que da al río y que obstenta la denominación “ La Cautiva ”, es anterior.

Edificación anterior a la reforma de 1.908.

BIBLIOGRAFIA PRINCIPAL

Aguirre Evaristo: “Por los caminos de Nuestras Postas” -1985.

Biraghi I. Roberto: "Historia de San Lorenzo, ciudad santafesina” - 1980.

Alvarez Juan: "Historia de Rosario" – 1981.

Carrasco Gabriel: "Descripción geográfica y estadística de la provincia de Santa Fe" - 1886.

Lagos Héctor: "Cinco cautivas en Araucania" - 1969.

García Claudia Lía: "Historia Integral de Arequito" - 1989.

Gollan Zapata A.: "La Fauna y la Flora de Santa Fe en los primeros cronistas" -1944.

Cervera Manuel: "Historia de la Ciudad de Santa Fe" - 1907.

Alvarez Gerardo: “Carcarañá y su río. Rev. de Historia de Rosario" N°35 -1983.

Arrastia Viglione Hebe de: Partido de Los Arroyos. Unidad Espacial Espontánea {1776-1785) - 1982.

Mörner Magnus: Actividades políticas y económicas de los Jesuitas en el Río de la Plata. – 1985.

Soler P. Amadeo: Los 823 días del Fuerte Sancti Spiritus y la vigencia permanente de Puerto Gaboto. 1981.

Demarchi E. Domingo: Bustinza sus orígenes. 1989.

Furlong S. J. Guillermo: Entre 108 Mocobies de Santa Fe - 1938.

Gollan zapata A.: Las Estancias - Las Estancias del Salado - 1975.

 

Evaristo Aguirre