Trabajos de Investigación >
Evita en la simbología local



María Eva Duarte, nació en un ambiente humilde en Los Toldos provincia de Buenos Aires. Esta hermosa y controvertida mujer gracias a su resuelta y tesonera personalidad se elevó de una intrascendente carrera como actriz; apuntalada por Agustín Magaldi, hasta trocarse en “la abanderada de los humildes”, al constituirse en el símbolo y ejecutora de los beneficios prometidos por Juan Domingo Perón al pueblo argentino, a sus queridos “descamisados”, con quién Evita se hallaba realmente identificada y cuya lealtad y afecto le fueron devotamente prodigado.
Consagrada íntegramente al pensamiento de Perón (con quién contrajo enlace en 1945 tras el regreso de éste de la isla Martín García), le cupo la responsabilidad de unir los sectores laborales hasta constituir una poderosa fuerza política leal a Perón, logró con todo éxito este objetivo merced a su gran carisma y a su esforzada dedicación, durante la primera presidencia de Perón (a la que a menudo se calificó de diarquía por el papel preponderante de Eva) ella tuvo a sus cargo todos los asuntos atinentes a los trabajadores y luego a esa tarea se sumó una nueva dimensión, cuando fue designada “Directora de la fundación María Eva Duarte de Perón” en la cual permaneciendo largas jornadas en su oficina, mantenía contacto personal con todos aquellos que le hacían llegar sus quejas y necesidades; distribuía pródigamente beneficios de todo tipo, dignificado como derechos adquiridos que Perón había conseguido para ellos, mantuvo los vínculos políticos entre líder y el sector laboral acrecentando la lealtad y el apoyo de este último; pero también exacerbó la enemistad de la oligarquía; pues sus fundación reemplazaba a la tradicional sociedad de beneficencia a través de la cual las damas de la oligarquía habían prodigado benéficos servicios desde la década de 1820. Activa dirigente en la campaña a favor de los derechos políticos de la mujer, le cupo un rol de enorme responsabilidad en la obtención del derecho del sufragio femenino, otorgado en 1947.

En 1952 se vio obligada a renunciar su candidatura a la vicepresidencia por la presión militar y por su estado de salud. Su deceso se produjo el 26 de Julio de 1952. El pueblo que la veneraba perdió ese día a su jefa espiritual.

El artista plástico casildense Nelo Papa presentó con mucho éxito en un negocio de la calle Buenos Aires, una hermosa obra al óleo con su radiante imagen. Este cuadro de Evita se encuentra en Casilda y está en manos privadas.

El General Juan Domingo Perón se dirigió por nota especial al honorable Concejo Deliberante de Casilda agradeciéndole haber impuesto su nombre a la calle Buenos Aires y el de su esposa al Parque Sarmiento (año 1950).

En el año 1946 al cumplirse el 1º Aniversario del Movimiento Obrero del 17 de Octubre de 1945, el Gobierno Municipal emite un decreto designando con el nombre de 17 de Octubre al Bv. Villada.

En nuestra ciudad como en muchas localidades del país, producido su deceso, se realizó su velatorio y entierro simbólico (uno se realizó en el hall de la Municipalidad y el otro en L. de la Torre casi Mitre, donde se encontraba la Secretaría de Trabajo y Previsión Social).

Pero el hecho que refleja las pasiones mas encontradas que despertó, fue cuando producía la revolución libertadora que derrocó al peronismo, se destruyó (con algunos enfrentamientos de por medio), su busto emplazado a pocos metros del lugar en el que se encuentra actualmente.

Autoridades Municipales encabezada por Don Hércules Molachino y dirigentes sindicales
con la presencia de público General.


Ofrendas Florales encabezada por el Comisionado Municipal Don Hércules Molachino (A la derecha)

 

Evaristo Aguirre