Trabajos de Investigación >
Ecos en Casilda del Grito de Alcorta

De gran importancia es el artículo publicado el día miércoles 26 de Junio de 1912 por el diario “La Capital”, para conocer los detalles de la Asamblea realizada en Alcorta el día anterior.
Dicho artículo comienza señalando que el día 25 había tenido lugar, en dicha localidad, un importante movimiento de opinión, que por su índole y sus características, evolucionaría en beneficio de la clase obrera agricultura, sujeta ésta a los embates de la más injusta adversidad.
La situación de los arrendatarios en la zona que comprendía los distritos de Alcorta y Bigand, compartían en sus respectivas jurisdicciones la extensa colonia denominada “La Adela” (17.500 hectáreas), propiedad de la condesa Elina Pombo de Devoto. Este latifundio lo cultivaban 211 familias que subarrendaban a la firma GEMOUD, BENVENUTO, MARTELLI y Cía., establecida con almacén de ramos generales en Alcorta.
Los colonos trabajaban la tierra en condiciones expuestas en el título anterior y esa situación provocó un natural acercamiento entre los agricultores unidos por el común denominador de la injusticia.
Algunos contratos de arrendamiento de la época hasta obligaban a incluir una cláusula, por la cual se establecía, que el arrendatario renunciaban a los fueros de la justicia para cualquier para cualquier litigio que se pudiera presentar en el futuro sobre la interpretación de los mismos.
En consecuencia, es fácil deducir, que el sistema imperante era más que injusto para los chacareros y requería de una reforma integral, pero el estallar la huelga el 25 de Junio de 1912, las exigencias de los campesinos se limitaron, principalmente a la reducción de la tasa de arrendamiento con la redacción de nuevos contratos y a la libertad de trillar, desgranar y vender, es decir que no se llegó a cuestionar el tema fundamental que era el de la tenencia de la tierra.

Hechos Posteriores

El grito pronunciado de Alcorta, alcanzó rápida y eficaz difusión y la huelga conmovió a los mas diversos estamentos del país, las manifestaciones de adhesión se multiplicaban. Duró mas de tres meses y se plegaron numerosos colonos de nuestra provincia y también de las de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y La Pampa.
Recién el 8 de Agosto de 1912 empezó a declinar el movimiento huelguístico en la zona de Alcorta, debido a que los propietarios aceptaron las bases de arreglo que les propusieron los agricultores.
En Casilda el 9 de Agosto se realizó una gran concentración agraria para debatir, entre los productores, las definitivas soluciones al conflicto. Los dos oradores principales fueron Lisandro de la Torre por el núcleo conciliador de Rosario, y el Radical Víctor Bigand por el gobierno provincial.
En esencia, lo que se puso en consideración, eran medidas para ponerle límites a los privilegios de la oligarquía. Este acto masivo en la Plaza Casado contó con la presencia de muchos arrendatarios de una extensa región.
Los oradores hicieron propuestas, se desarrolló el debate y esas proposiciones sirvieron de base para el arreglo, desde un palco levantado en frente de la tienda “blanco y negro” de Noguerol y Cía. (hoy Tienda “La Unión”).
Casilda ya no volvió a ser como antes, el grito dinamizó su vida política, el temple campesino del Sur de Santa Fe, había hecho sentir su influjo a todo el país e hizo sacudir a la rancia estirpe de Buenos Aires.

Bibliografía:
Tiempos de Huelgas: Arturo M. Lozza
El Grito de Alcorta: Antonio Valentín Marrone (Inédito)

Esquina Sarmiento y Buenos Aires donde se realizó el mitin agropecuario el 9 de Agosto de 1912

 

Evaristo Aguirre