Trabajos de Investigación >
LIBREPENSADORES Y MASONES - En el valle de Villa Casilda > Carlos Casado era masón? | Visitantes Ilustres | Esteban Simonetta | F.C.C.A
Introducción

En éste trabajo preliminar tratamos de asignarle a los librepensadores, y a la masonería, los límites de los roles que les tocó jugar. En una primera etapa desde la fundación de la Villa, hasta el inicio del siglo XX con la llegada de los ingleses empleados del Ferrocarril Central Argentino, cuando alcanzó la sociedad secreta su tiempo de esplendor, y Casilda se constituyó en un importante centro masónico.
No está en nuestro discurso señalar a éstas sociedades como motores de la Historia de Casilda, porque ella no es tan simple: está entrecruzada de motivaciones diferentes, se desarrollo por acciones diversas y contradictorias que se manifiestan en etapas distintas en las que ciertos factores, antes importantes, dejan de serlo y aparecen otros que eran anteriormente desconocidos.
En el caso específico de la masonería, no llegó a mover en su totalidad, las piezas del ajedrez de nuestra historia; pero sí desde su posición, tuvo sus picos relevantes en algunos aspectos del desarrollo de algunas instituciones de nuestro medio.
En éste trabajo preliminar tratamos de asignarle a los Libres pensadores y a la masonería, los límites de los roles que les tocó jugar. En una primer etapa desde la fundación de la villa. Hasta el inicio del siglo XX con la llegada de los ingleses, empleados del Ferrocarril Central Argentino, cuando la sociedad secreta alcanzó su climax de apogeo y Casilda se constituyó en un importante centro de la masonería regional.
Las formas de asociaciones emprendidas por los primeros pobladores de la Villa, se fueron conectando a través de unas diversas formas organizativas. Los decanos estuvieron relacionados con el mutualismo entre inmigrantes de la misma nacionalidad. La Sociedad Italiana “Unione e Benevolenza” en 1875 y más tarde la Sociedad Española de Socorros Mutuos.
La masonería también contó con elevado número de adeptos, muchos de ellos estaban insertos en otras asociaciones, esto facilitó y proyectó el accionar de sus miembros los que imbuidos de un espíritu filantrópico, contribuyeron al progreso de la comunidad; la que estaba conformada por una comunidad cosmopolita, integrada por italianos en su mayoría, españoles, franceses, suizos, alemanes, belgas, ingleses, y argentinos.
La colonia Candelaria fue desde sus comienzos mayoritariamente católica, aunque no estuvo estrechamente ligada a la curia por la ascendencia liberal italiana las instituciones eclesiásticas parecen no haber tenido correlato con la acendrada religiosidad de la población. Los grandes conflictos acontecidos entre el Papado y la nueva Italia unificada, explican el distanciamiento con respecto a la curia local y la poca incidencia que ésta consiguió en el manejo de los asuntos públicos

Templo evangélico de Estilo Gotico
La población protestante ocupaba un segmento minoritario. Los “Libres pensadores” y ateos declarados fueron escasos, pero los encubiertos quizá hayan sido tantos como los Libres pensadores vinculados a las logias masónicas.

Banda, Cofre, y Medalla Masónicos de la época de Villa Casilda. Logia "Caridad y Progreso"

Las primeras referencias a éstas logias en Villa Casilda datan del año 1894, estando ya en pleno desarrollo. En algún momento ésta sociedad se disolvió.
El 14 de enero de 1905 se fundó la logia masónica “Caridad y Progreso”, bajo el auspicio de las logias de Rosario. Esta Logia pertenecía al “Gran Oriente Argentino”
Durante los años 1905 y 1906 su actividad fue constante celebrando en forma periódica sus tenidas, donde asistían gran número de asociados. La prensa rosarina y local consignan las frecuentes tenidas de iniciación lo cual supone un significativo incremento en el número de sus miembros.
La Logia orientaba su accionar operativo a la ayuda mutua entre sus integrantes, considerados entre sí, hermanos.
El manejo hermético de la orden impidió la aceptación en forma masiva de parte de la comunidad. Pero sí podemos aseverar que ya en esa época la ya Ciudad de Casilda conformaba un importante núcleo masónico, su presencia abonó el terreno en el que varias décadas después se consolidarían asociaciones con algunas de sus características.
Podemos adjudicar a la actividad directamente masónica de nuestra ciudad: la creación de la Biblioteca Popular D. Faustino Sarmiento, fundada el 17 de junio de 1919, La Fraternidad Ferroviaria, Clubes Deportivos y el Cuerpo de Boy Scouts.
En 1906 actuaba la “Liga del Progreso” que se propuso emprender una seria y tenaz campaña en pro del mejoramiento moral y material de los Casildenses. Realizaron colectas de fondos destinados a las víctimas del terremoto ocurrido en Chile.
De los que no queda duda, es que en la actividad de los esotéricos jugadores del triángulo y el compás, en todas sus concepciones, hay una visión iluminista ligada a las ideas puestos en movimiento por la Revolución Francesa y a ciertas corrientes de pensamiento cientifista de los siglos XIX y XX.
Estas ideas fueron impresas en las leyendas en forma reiterada, en los arcos de triunfo que adornaban las arterias principales en los grandes eventos y fiestas cívicos. Por ejemplo aquel que rezaba “Donde hay libertad hay trabajo”.
Ya en la etapa tardía, según consta en actos de la Asociación Italiana, se otorgaba permiso a la logia “Luz del Oriente” para realizar sus tenidas, las que tenían lugar en una de las dependencias de la institución.
Durante la administración de los ferrocarriles por los ingleses, Casilda era un centro de movimiento masónico muy importante, la mayoría de sus miembros eran ferroviarios, y era muy común que un empleado destinado en otro pueblo o ciudad, si estaba destinado a pasar por Casilda, se detuviese en ésta ciudad para asistir a una tenida masónica.

Autor: Evaristo Aguirre - Colaborador: Martín Aguirre - Fotografía: Silvana Pasquali - ( Casilda - Pcia. Santa Fe- Año 2003 )