Trabajos de Investigación >
Aquel trágico episodio del año 1825

Todavía hoy el Chasqui o Correo, como se lo denominaba, desde la época colonial (La palabra correo deviene de correr) no ha alcanzado el nivel de revalorización histórico como alcanzó el rastreador o el baqueano gracias al “Facundo” de Sarmiento .

El correo colonial y menos aún el de la etapa de la independencia, no poseyó la seguridad que rodeó al chasqui del imperio Incaico quién era intocable, porque era un representante del Inca.

Empero, el Correo inerme en el desierto fue acaso el mas respetado de los viandantes. Sin preparación militar, sin escolta, sin auxilio alguno que lo valiera, fue un héroe anónimo que salvó los impedimentos milagrosamente.

Las travesías que realizaban Los Correos por las carreras de postas eran demasiadas extensas y expuestas a las contingencias de la naturaleza, se enfermaban con frecuencia sin hallar generalmente curación a sus males por las escases de médicos diplomados que se disponía en esas épocas, había si barberos y cirujanos sangradores.

La inmensa soledad de los campos, hacía imposible establecer servicios adecuados de policía. De ahí que la vida o los intereses de los viajeros, así como de Los Correos ya mas expuestos a las contingencias por la regularidad de sus viajes, quedaban librados al azar.

La poca frecuentación de las rutas fijadas (La Carrera de Buenos Aires al Paraguay y la de Buenos Aires al Alto Perú y Chile) traía como consecuencia también que los delincuentes no organizaran su medro en la mayor parte de los caminos del país, salvo los alrededores de Buenos Aires, donde no eran raros los asaltos.

Sin embargo esta situación se fue agravando en las etapas de anarquía. “No hay una posta en la Pampa que no haya sido asaltada alguna vez” afirmaba Vicuña Mackena.

El trágico episodio que vamos a transcribir a continuación ocurrió en una zona muy próxima al ejido urbano de la ciudad de Casilda en el tramo que va desde La Posta de los Desmochados a la Candelaria (distante entre sí seis leguas de postas)

He aquí el documento testimonial extraído del Libro Arequito en la Historia y en la Literatura 1788 -1910 de Héctor M. Lagos. - Exmo. Señor: con fecha 19 del cte. da cuenta a esta Administración de Correos el Maestro de Posta de Desmochados D. Ramón Gallegos del suceso siguiente: -

"El 17 de Agosto a las dos de la tarde despaché el Correo que regresaba del Tucumán D. Patricio Guevara con un Postillón de mi confianza y no habiendo parecido éste hasta el 18, a las diez de la mañana que llegó el Correo Gómez a quién le pregunte por el Postillón y me contestó que no había llegado a la Posta de la Candelaria no lo había visto; al momento acudí a mis hermanos y demás gente que había en la Posta, y salí a indagar cuál era la demora de mi Postillón y habiendo llegado a unas taperas del finado D. Miguel Balcaras que distan de mi Posta, como cuatro y media leguas, encontramos salpicones de sangre fresca, lo que nos obligó asomarnos al pozo en el vimos bultos de animales por lo que inferimos alguna novedad; en el momento di cuenta al Comandante de Melincué y ocurrió el interino D. Pedro Antonio Roldán con diez soldados, y se descubrieron los dos caballos en el pozo, y enseguida el Correo Guevara y al Postillón degollados, dos valijas, una de ellas cortada a cuchillo, y la otra sana pero abierta, un paquete con doce cartas y otro con cuarenta y seis, y veinte cartas sueltas, y el Parte; de toda esta correspondencia se hizo cargo el Comandante de Melincué para dirigir al Rosario y dar parte de este suceso: los cuerpos fueron sepultados en las mismas taperas porque ya estaban corrompidos, y era imposible conducirlos al Rosario como pensaba: es cuanto tengo que exponer sobre este desgraciado acontecimiento, previniendo que todo lo acaecido está certificado por dbo. Comandante lo que pongo en la Supr. Noticia de V.E. a los fines que convengan Dios gde. a V.E. muchos años."

Bs. As. Agosto 23 de 1825.


Camino Real (Décimas)

Apenas era un sendero
en la viginal llanura
trazado por la premura
de aquel dueño verdadero
de al tierra y del madero.
Más cuando aún era trillada
sólo magra ratrillada,
nexo y vínculo raigal,
de la sociedad tribal.
Hito en la historia sagrada.

Primer camino del Sud
que nuestra zona corrías,
ni humilde postas tenís
en perdida la actitud
por el cual llegó el alud
de furias incontroladas
en un santiamén arriadas
las cautivas y el ganado
quedando el campo pelado
hito en la historia sagrada

Caminos de las Carretas
por el pasó el ideal
antigua vía real
que al territorio sujeta,
y que al viajero no embretas,
época heróica surcada
muchas veces soslayadas,
el fortín,
postas y caminos
son emblemas argentinos
hito en la historia sagrada

Carrera del comensal
que transitaron los grandes
llendo en aras de los Andes
con ideal de alcanzar
aquellas gestas impar
de honor y gloria colmada
y en la memoria guardada
de todo criollo de América
como concreción quimérica
hito en la historia sagrada


 

Evaristo Aguirre